Buscar
  • mpazcarrillof

¡Que no te de vergüenza preguntar! Aquí te explicamos en fácil qué es la I.A., la próxima revolución

Aunque te de vergüenza preguntar a estas alturas, no tienes por qué saber lo que es la Inteligencia Artificial. Y lo que es mejor, aquí te lo explicamos. Partamos por lo más básico. Si bien no hay una única forma de definirla, la inteligencia sería algo así como lo que nos permite pensar, entender, aprender, razonar y tomar decisiones. Nadie sabe muy bien cómo aparece, pero habría sido producto de una larga evolución en que tanto individuos como especie, se vieron beneficiados aquellos con mayor capacidad mental para resolver problemas y finalmente sobrevivir.


Este proceso que tomó varios miles de años involucra no sólo nuestra mente y sus millones de conexiones neuronales sino también el desarrollo de nuestros sentidos y cómo procesamos la información que estos nos entregan. Por ejemplo, el ojo nace primero como una sensación de visión borrosa (por decir lo menos) que nos indicaba cuando estábamos muy expuestos a la luz del sol. De esta forma como seres fotosensibles nos podíamos proteger de sus dañinos rayos. Con el paso de varios miles de años, esta visión borrosa evolucionó a imágenes percibidas como nítidas y nos sirve para mucho más que para identificar cuándo es de día y cuándo es de noche. Hoy lo que percibimos con los ojos en 1 minuto nos da una cantidad de información improcesable, sin embargo seleccionamos lo que creemos más importante para que nos permita sobrevivir. En base a lo que vemos, analizamos nuestros próximo movimientos y tomamos decisiones “inteligentes”. Sabemos lo que estás pensado. Muchas veces tomamos decisiones MUY tontas, pero el proceso a través del cual las tomamos, es el que llamamos inteligente aunque el resultado sea a ratos nefasto.



OK, ya sabemos lo que es la inteligencia, a grandes rasgos cómo funciona y un atisbo de cómo mace. Entonces, ¿cómo puede ser que esa capacidad que demoró tantos miles de años en crearse, afinarse y que, estamos de acuerdo, ni siquiera funciona tan bien a veces, se esté desarrollando de manera artificial? La respuesta simple es que al darle una buena combinación de instrucciones a una máquina, ésta pude emular ciertas características de lo que llamamos inteligencia.


Por ejemplo, podemos crear aparatos que pueden ver nuestros rostros y reconocerlos, como lo es la detección facial de nuestros teléfonos móviles. O como cuando Siri escucha nuestra voz y entiende nuestras preguntas y solicitudes, también es un tipo de inteligencia artificial. Otro ejemplo cotidiano son las aspiradoras robóticas que escanean nuestros hogares para armar un plan de acción y toman decisiones “inteligentes” al encontrarse con obstáculos imprevistos. Todo esto es posible gracias a instrucciones de cierta complejidad que son comúnmente llamadas algoritmos. Una combinación de algoritmos es lo que permite la visión o audición artificial de un aparato, armar un plan de marketing para cada usuario de un Iphone y la decisión de dónde invertir millones de dólares en la bolsa.


La I.A. evoluciona día a día y cada vez logran nuevos y más interesantes objetivos nunca antes soñados. Hoy vemos cómo la I.A. puede enseñarse a sí misma a aprender, crear nuevos y más eficientes idiomas e incluso hay algoritmos que pueden predecir con bastante precisión las estructuras de proteína que gobiernan toda la vida conocida. Todo esto con el objetivo de encontrar nuevas formas de hacernos la vida más fácil, evitarnos tareas innecesarias y ahorrarnos el mayor tiempo posible. Es por eso que la I.A. es nuestra mejor aliada para el futuro y de hecho se espera una revolución similar a la que fue la del internet.


Si quieres saber más, estaremos hablando sobre I.A. en nuestro blog durante este mes.

6 visualizaciones0 comentarios